.
.

.

Corte de Apelaciones de Chillán acoge recurso y condena a presidio efectivo a autor de abuso sexual de menor


La Corte de Chillán acogió  recurso de apelación y condenó a Bernardo Segundo Méndez Villarroel a la pena única de 5 años de presidio efectivo, como autor del delito de abuso sexual de menor de edad y de exhibir videos pornográfico, ilícitos perpetrados en la ciudad y en la comuna de San Miguel, Santiago, entre 2008 y 2012.

En fallo dividido (causa rol 178-2017), el tribunal de alzada –integrado por los ministros Darío Silva, Claudio Arias y el fiscal judicial Solón Vigueras– acogió la acción judicial y modificó la resolución dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Chillán, el 17 de marzo pasado.

“Que del mérito de los antecedentes contenidos en la carpeta digital, no es posible advertir que se configuren, en la especie, los requisitos contemplados en el inciso final del artículo 15 bis en relación con el artículo 15 de la Ley 18.216, por cuanto no se desprende del mérito de autos que la naturaleza, modalidades y móviles determinantes del delito cometido por el condenado Bernardo Segundo Méndez Villarroel, permitan concluir que una intervención individualizada resulte eficaz para su efectiva reinserción social, motivos por los cuales no resulta procedente imponerle una pena sustitutiva, debiendo cumplir efectivamente su condena”, sostiene el fallo.

Por ello, concluye: “(…) se revoca en lo apelado la sentencia de diecisiete de marzo último en cuanto por su decisión VI.- sustituyó al sentenciado Bernardo Segundo Méndez Villarroel el cumplimiento de la pena privativa de libertad impuesta por la de libertad vigilada intensiva y, en su lugar, se declara que no concurriendo en la especie los requisitos establecidos en los artículos 15 y 15 bis de la Ley 18.216, no se le concede pena sustitutiva alguna al referido sentenciado, quien deberá cumplir efectivamente su condena, sin abonos que considerar”.

En primera instancia, se dio por acreditado que en fecha indeterminada aproximadamente entre 2008 a 2009, en el domicilio de la víctima en Chillán, Bernardo Segundo Méndez Villarroel procedió, en una dependencia del segundo piso, a realizar actos de significación y relevancia sexual a la menor, nacida el 2002.

En tanto, aproximadamente en 2012, en un domicilio ubicado en la comuna de San Miguel, Santiago, Méndez Villarroel procedió en un dormitorio a realizar actos de significación y relevancia sexual a la menor. Ocasión en que le mostró videos de contenido pornográfico.

Decisión adoptada con el voto en contra del fiscal judicial Vigueras, quien fue del parecer de confirmar la sentencia apelada.