.
.

.

CNR identificó 25 tranques CORA en Ñuble con potencial de ser rehabilitados


Estudio de la Comisión Nacional de Riego diagnosticó el estado actual de los tranques construidos a partir de los años 60 por la Corporación de la Reforma Agraria (CORA) con la finalidad de elaborar un listado priorizado de iniciativas que favorezcan a pequeños productores de la región.

Concepción, jueves 13 de julio.- En las oficinas de la Secretaría Regional Ministerial de Agricultura la Comisión Nacional de Riego (CNR) presentó a los integrantes de la Comisión Regional de Riego (CRR) de Biobío los resultados de un estudio que buscó principalmente conocer el estado actual de los tranques CORA en la región y estimar sus costos de rehabilitación.

Durante la década de 1960 y principio de los 70 se construyeron en Chile tranques de diferentes tamaños cuyo propósito era abastecer de agua de riego a los proyectos de parcelación creados durante esos años por la Reforma Agraria.  Muchas de estas obras se encuentran hoy en desuso debido al crecimiento de las ciudades y a las modificaciones propias al paso de los años.

Con la intención última de recuperar estas históricas obras de acumulación, en un escenario de escasez hídrica, la Comisión Nacional de Riego desarrolló un estudio para catastrar y conocer la situación actual de dichos tranques, de modo de priorizar su reparación en función de criterios técnicos y operacionales.

El estudio denominado “Diagnóstico del estado actual de los tranques CORA VIII y IX Región” fue encargado por la Comisión Nacional de Riego al  Departamento de Recursos Hídricos de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción y para el caso de Ñuble, éste arrojó que de 48 tranques CORA , 9 están actualmente en óptimas condiciones por lo que no requieren rehabilitación, 14 no cuentan con las condiciones mínimas para considerarlos en un proyecto de rehabilitación y 25 acumuladores se consideran con potencial de ser rehabilitados. Cabe destacar que en el resto de la Región del Biobío el estudio identificó otros 6 tranques con potencial de ser rehabilitados ubicándose todos en la provincia de Biobío, específicamente en las comunas de Los Ángeles, Negrete, Quilaco y Mulchén.

“La calidad de vida de gran parte de los habitantes de Ñuble depende de la productividad agrícola, la cual está siendo afectada los últimos años por el cambio climático. Como CNR estamos conscientes de esta realidad y este estudio apuntó precisamente en esa dirección, ya que sus resultados nos permitirán decidir cuáles de estas antiguas obras de acumulación podemos rehabilitar primero, a través de un concurso de la Ley de Fomento al Riego, para hacer frente a la escasez hídrica e ir en ayuda de la pequeña agricultura”, señaló Paulo De la Fuente, Coordinador Regional de la Comisión Nacional de Riego, haciendo alusión a la pequeña agricultura, ya que de los 31 tranques (25 de estos en la provincia de Ñuble y 6 en la provincia del Biobío) que tienen potencial de ser reparados en la región del Biobío, 20 benefician a grupos de usuarios conformados con a lo menos un 75% de beneficiarios catalogados como pequeños agricultores.

Por su parte, Rodrigo García, Seremi de Agricultura de la Región del Biobío agregó que “este estudio de la CNR se suma al trabajo que ya viene realizando INDAP en esta materia  y que ha permitido rehabilitar tranques CORA para el beneficio de pequeños agricultores y agricultoras de la región. Gracias a los resultados de este estudio hoy sabemos que un gran número de acumuladores tienen potencial de ser rehabilitados y trabajaremos para buscar las fórmulas que nos permitan concretar estas obras”, concluyó García.

El estudio determinó que el volumen máximo de almacenamiento al cual podrían llegar los 25 tranques de la provincia de Ñuble al ser rehabilitados sería superior a 1.100.000 metros cúbicos, lo que permitiría abastecer una superficie potencial de riego superior a las 6.000 hectáreas, beneficiando a más de 370 potenciales usuarios. El costo de reparar estas obras de acumulación supera las 120.000 UF.

Las comunas de Ñuble donde se encuentran los 25 tranques con potencial de ser rehabilitados son Ñiquén, San Carlos, San Nicolás, Coihueco, Chillán, Bulnes, San Fabián y San Ignacio.