.
.

.

Productora de Quillón se la juega con innovador circuito de turismo apícola


Pamela Merino elabora todo tipo de subproductos de la miel, emprendimiento que quiere unir con otros atractivos que tiene en el terreno donde vive. Su objetivo es que los visitantes sientan cómo es la vida en el campo y la importancia de las abejas para el Ecosistema.

Decir que Quillón es comuna de emprendedores no es ninguna exageración, ya que día a día nacen nuevas e innovadoras ideas que se desarrollan allí, apoyadas por la municipalidad local.

Y es que vivir en un valle de tierras fértiles es más que una ventaja. Así lo cree Pamela Merino, quien hace un año se dedica a la elaboración de subproductos de la miel, apoyada por su esposo, Roberto Cabrera, otro emprendedor apícola.

“Mi marido hace 15 años es apicultor, pero yo nunca pensé en trabajar en eso, porque soy alérgica a las abejas. El año pasado tuve la oportunidad de aprender sobre la fabricación de subproductos de la abeja y me gustó mucho, por lo que me empecé a dedicar a esto y nos ha ido bastante bien”, contó Pamela.

Miel natural, multifrutal, con poleo y menta, son algunas de sus producciones. Sin embargo, las más atractivas para los compradores han sido la miel batida con chocolate o avellanas. Esta preparación gourmet llama la atención, además de su sabor, por su consistencia, similar a un mousse.

“Por temporada cosechamos más de 1.200 kilos de miel que se venden muy rápido. Entre abril y mayo ya se han ido casi todos”, señaló la mielera.

APIEQUINOTUR

Si bien la producción de subproductos mielíferos es el principal emprendimiento de Pamela Merino, su visión ha ido más allá y hoy quiere aprovechar las más de 200 hectáreas donde vive para desarrollar un Apiequinotur. Esto consiste en un recorrido que permitirá a los visitantes empaparse de la vida de campo y conocer el duro trabajo de los apicultores.

“Nos interesa mucho que la gente que venga se impregne del campo, que conozca de la crianza y cuidado de los animales y principalmente de las abejas, de su gran importancia para el mundo. Mi función con las abejas es la polinización en semilleros (huertos) y la gente no conoce mucho de esto y su importancia, por lo mismo queremos que aprendan y con ello también aprendan sobre cómo cuidar a las abejas”, explicó el apicultor Roberto Cabrera.

Por ganas, definitivamente, este matrimonio no se queda y se han puesto como meta el próximo verano para comenzar con los paseos, aunque ya están trabajando en marcha blanca.

“Si bien el turismo es parte fundamental en la comuna, no había ningún lugar donde se diera un turismo apícola. Por lo mismo estamos apoyando con todo a la señora Pamela Merino, tanto con sus productos como con el tour para conocer las floraciones que ocupa para que la abejas fabriquen la miel, además de cómo se saca la miel desde los apiarios y otros atractivos que tienen en sus terrenos”, indicó Jorge Esparza, ingeniero agrónomo de Prodesal.

Ocho caballos y una carretela ocuparán los Cabrera Merino para el traslado de quienes quieran visitar su campo en el sector La Quebrada, a 14 kilómetros de Quillón, camino a Cerro Negro. El paseo consistirá en la muestra de los árboles que polinizan las abejas, que posteriormente saborizarán la miel, como peumos, acacios, quillayes, entre otros.

Además, los turistas podrán visitar los más de 300 colmenares que tiene la familia, el laboratorio donde Pamela elabora sus variaciones mielíferas, la bodega donde producen vino, entre otros atractivos que poseen sus fértiles terrenos.