.
.

.

Piloto chillanejo de aeromodelismo se coronó campeón de Zona Sur


A sus 18 años, el joven piloto local de aeromodelismo, Daniel Riquelme Cabrera sabe de triunfos. Ayer, por segunda vez, se coronó campeón de la especialidad Aviones Acrobáticos en la Zona Sur, del torneo nacional organizado por la Federación Chilena de Aeromodelismo. En el segundo lugar se ubicó René Cortés, de Concepción y en tercer puesto,  Omar Sepúlveda, de Temuco.

No obstante, haber obtenido el resultado más bajo en la cuarta y última fecha realizada en el Club de Aeromodelos de Concepción,  al conseguir el tercer puesto, sus actuaciones anteriores le sumaron el puntaje necesario para alcanzar el título, que debió disputar con una docena de pilotos de radio control.

Bajo el patrocinio y auspicio del Instituto Nacional del Deporte, IND, el campeón chillanejo deberá enfrentarse en la gran final, en el Club Bicentenario de Santiago, junto al subcampeón de la Zona Sur, con los ganadores de la Zona Norte (por definirse en Antofagasta) y Centro (Tomás Gutiérrez y Felipe Cerda, de la capital).

Daniel Riquelme, que practica aeromodelismo desde niño y participa en el Club Chillán desde su fundación en 2012, animado por su padre, Mario Riquelme Villagrán (también aeromodelista),  ganó en 2015 el torneo regional de la categoría Iniciantes y luego llegó a ser Subcampeón nacional en una apretada final en la Región Metropolitana. “Muchas gracias, ahora vamos por el nacional”, dijo a través de las redes sociales al agradecer las felicitaciones recibidas por este nuevo logro.

El campeón local se impuso ante los demás competidores volando un aeromodelo Extra 260, con un motor bencinero de 20 cc. y utilizando un radio transmisor Spektrum DX de 9 canales.

Actualmente Daniel Riquelme también está volando un avión acrobático de mayor escala, un Yak 55, con un poderoso motor de gasolina de 55 cc., en el cual ha comenzado a realizar complejas maniobras acrobáticas, como el vuelo 3D (avión “colgado” de la hélice, en vuelo semi estático), vuelos invertidos a un metro del suelo y Harrier, que es un descenso en vertical muy controlado.