.
.

.

Ecoturismo UNAB analizó estrategia para el turismo sustentable en áreas protegidas


Seminario abordó la estrategia de parques como Torres del Paine, Reserva Nonguén y laguna del Laja, para el desarrollo de un turismo con mínimo impacto en términos de conservación y protección ambiental y económica,

Miles de millones de dólares y varios años de trabajo implicó la recuperación del parque Nacional Torres del Paine tras el gigantesco incendio de 2011. En nuestra región, a principios de este año la reserva nacional Nonguén estuvo a punto de correr una suerte similar luego que una cortina de fuego rodeara este bosque manteniéndolo amenazado por nueve días. Comparar esas experiencias y sacar algunas lecciones fue parte del objetivo del seminario sobre “Innovación y gestión sustentable del turismo en áreas protegidas”, organizado por la Facultad de Ecología y Recursos Naturales de la Universidad Andrés Bello (UNAB), junto con la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR) y la SEREMI del Medio Ambiente Región del Biobío.

La iniciativa contó, entre otros, con la presencia de la investigadora Centro Regional Fundación CEQUA, Germaynne Vela-Ruiz, parte del equipo a cargo del desarrollo del proyecto de gestión para Torres del Paine. Para la especialista, el manejo del turismo en estas áreas es fundamental, teniendo en cuenta que el siniestro registrado en el parque magallánico fue provocado por la negligencia de un turista. “Ese incendio fue causado directamente por el uso inadecuado de los visitantes y es uno de los impactos importantes del turismo en áreas protegidas. También en el caso nuestro hemos tenido impacto en el exceso de visitación en comparación con la capacidad que tiene Conaf para administrarlo y en cuanto a la infraestructura pública que existe”, relató la investigadora.

Experiencias fundamentales de tener en cuenta para el manejo de las reservas locales. En el caso de Nonguén, si bien el fuego que la cercó este año no fue provocado por los visitantes, sí pudo haber tenido una magnitud similar. Alberto Bordeu Schwarze, Jefe del Departamento Áreas Silvestres Protegidas de Conaf Región Bío Bío recordó que, si bien las llamas sólo consumieron media hectárea en la reserva, fueron más de 500 mil las afectadas por los incendios del verano recién pasado.

Además, en términos de arribo de visitantes, Nonguén ha presentado cifras de crecimiento mayores a la esperada. “En la Región la visitación de áreas protegidas se concentra en el parque nacional Laguna del Laja, que de los 105 mil visitantes que tuvo el Bío Bío a estas áreas en 2016, registró 75 mil… La reserva nacional Nonguén, si bien es relativamente nueva (fue creada en 2010) ya tiene una visitación de 18 mil personas, pese a que no cuenta con infraestructura para ello”, destacó Bordeu.

De ahí que la experiencia de Torres del Paine, entre otras resulte clave para afrontar planes de prevención para el futuro crecimiento de la reserva local, que pronto contará con nueva infraestructura que permitirá incrementar el número de paseantes. Cabe recordar que se encuentra en proceso un proyecto FNDR, con una inversión de $2 mil millones, para la habilitación de espacios como senderos, servicios higiénicos y áreas de alimentación entre otros.

Se trata de un crecimiento que ofrece nuevas posibilidades de desarrollo para la zona, pero también nuevos riesgos. Por eso, el decano de la facultad de Ecología y Recursos Naturales de la Universidad Andrés Bello enfatizó la necesidad de “tener una oferta turística interesantes, pero conservando el medio ambiente y en general los recursos naturales… Claramente la Región del Bío Bío tiene un enorme potencial no sólo porque abarca aspectos de naturaleza interesante, sino también porque tiene un patrimonio muy rico”, manifestó.

En este sentido, el seminario “Innovación y gestión sustentable del turismo en áreas protegidas”, buscaba precisamente generar instancias de desarrollo minimizando el impacto a las comunidades, que no sólo se traduce en pérdidas de bosques y recursos naturales únicos, sino también en pérdidas económicas y de fuentes laborales para quienes desarrollan su actividad en torno al turismo desarrollado en estas áreas.

El seminario contó con la presencia, además, de la jefa de Sustentabilidad Subsecretaría de Turismo, Magdalena García; del seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas y de la directora de Sernatur, Paola Núñez.