.
.

.

Senador Felipe Harboe defiende capitalización a TVN “Quienes votaron en contra, se opusieron a salvar la televisión pública chilena”


En la tarde del 7 de noviembre  la Sala del Senado despachó a tercer trámite el proyecto de ley que capitaliza a Televisión Nacional de Chile, otorgando una suma de US$47 millones para hacer frente a la crisis financiera que aqueja al canal, decisión respaldada por 19 votos a favor -incluido el senador Felipe Harboe- quien cuestionó fuertemente a los parlamentarios que se opusieron a la iniciativa.

A juicio del legislador, existen senadores que esperan ver quebrar al canal público, puesto que eso se adaptaría a un modelo de negocios para eventualmente privatizar a TVN. “Yo no estoy disponible para eso, y no es que sea un estatista. Creo en la libertad, creo en el mundo privado, pero también creo en la televisión pública”, afirmó Harboe.

En este sentido, el senador defendió la capitalización de Televisión Nacional,ya que éste se encuentra en una clara desventaja al competir con el mercado para financiarse. “Tenemos que tener una televisión pública como corresponde, no sometida a una competencia desigual con otros canales de televisión. Vea como invierten en Canal 13, en Mega y en otros canales. El canal público no puede hacer esas inversiones, y es un problema”, sostuvo el senador PPD.

“Los jueces hablan con sus sentencias, los parlamentarios con sus votos. Pueden decir lo que quieran, pero si votan en contra, es porque se opusieron a que Chile tuviera una señal cultural, científica e infantil. Estuvieron en contra de que se pudiera capitalizar y salvar a la televisión pública chilena”, puntualizó el legislador.

“Voto a favor de esta capitalización, porque cuando el Estado de Chile requiere de sus legisladores para salvar la televisión pública, ahí estaré. Lamento que otros, que se dicen hombres de Estado, no estén a la altura de las circunstancias”, afirmó Harboe, señalando que quienes se opusieron a la aprobación de la iniciativa buscan generar una discriminación a los jóvenes, niños y personas de los sectores más pobres del país, que no tienen acceso a la televisión de pago.