.
.

.

Internos/as denuncian nuevas golpizas homofóbicas y transfóbicas en Cárcel del Biobío


Gays y trans fueron tratados de “caballos”, “perras”, “maricones” y “sidosos”, luego de que ganaran en tribunales distintos recursos por similares abusos. El Movilh concluyó que “Gendarmería es en extremo peligrosa para los derechos humanos de las personas LGBTI”.

Nuevos abusos en razón de la orientación sexual e identidad de género propinados por gendarmes denunciaron personas privadas libertad, esta vez del Centro de Cumplimiento Penitenciario del Biobío, informó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh)

Los  últimos atropellos  afectaron a la interna trans Vicky Rosas Mendéz y a Cristofer Fidel Carrasco Galvez, en represalias por denuncias previas contra abusos homo/transfóbicos que fueron confirmados por tribunales.

“Los hechos ocurrieron en el Centro de Cumplimiento Penitenciario del Biobío, donde  los/as internos/as fueron tratados/as de “caballos”, “culiaos sidosos”, “perras” y  “maricones” (Sic). Además, Vicky fue golpeada con un palo, y luego lanzada al suelo, recibiendo patadas por parte de al menos un funcionario de Gendarmería, mientras otros eran testigos pasivos de los abusos”, indicó el presidente de Movilh-Biobío, Esteban Guzmán.

Los responsable de estos atropellos serían un sub-oficial  identificado como Jorge González Roa  y los capitanes de apellidos Mosalve y Valenzuela, quienes al presenciar los abusos nada hicieron para detenerlos.

Sólo en el 2017 se conoció de 13 casos de discriminación y torturas contra interno/as LGBTI en  diversos penales del país, “todos los cuales fueron confirmados por tribunales. Hubo un total de cinco fallos, dos de la corte Suprema, que dieron la razón a los internos. Esto se suma a otros tres fallos del 2016”, indicó el Movilh.

“Contra todo lo deseable, los abusos han continuado, lo cual refleja que Gendarmería es una institución en extremo peligrosa para los derechos humanos de las personas LGBTI”, añadió Guzmán

En ese sentido, el Movilh envió ayer una carta al director nacional de Gendarmería, Jaime Rojas Flores, expresando repudio por lo ocurrido y exigiendo medidas inmediatas.

En paralelo, el Movilh solicitó al director del Instituto Nacional de Derechos (INDH), Branislav Marelic, que encomiende a sus representantes en Bíobío la intervención de la entidad para sancionar y prevenir nuevos abusos.

“Recibimos una rápida respuesta del señor Marelic, quien al instante designó  a la abogada de la Unidad Jurídica Nacional, Marlenne Velásquez, para hacerse cargo de la denuncia y dar respuestas a las víctimas.  Valoramos profundamente ello”, dijo Guzmán

Muy distinto  es lo ocurrido “de Gendarmería,  la cual ni siquiera acusa recibo de las denuncias, lo cual incrementa la gravedad de los permanentes daños causados por esta institución”, finalizó el Movilh