.
.

.

Dan a conocer resultados regionales de encuesta nacional de calidad de vida y salud en la región del Bío Bío


 

¿Cómo está nuestra salud y calidad de vida?, ¿En qué aspectos hemos avanzado y en cuáles profundizar?, ¿Qué podemos hacer para mejorar la calidad de vida?, son alguna de las preguntas que permite responder la Tercera Encuesta Nacional de Calidad de Vida y Salud ENCAVI, que entrega resultados respecto al período 2015-2016, con representación nacional y regional.

La encuesta se realizó a través de entrevistas presenciales en hogares, sobre un universo que incluyó 7.041 personas, de 164 comunas del país, de 15 regiones del país, del segmento de 15 años o más, residentes de viviendas de zonas urbanas y rurales.

En el área “bienestar subjetivo”, un 74,5% de las personas de la región perciben una buena o muy buena calidad de vida; cifra superior al 67,4% del promedio país.

La percepción de satisfacción con la vida promedia 7,9 puntos, en la escala de 1 a 10, superior a los 7,6 puntos promedio a nivel país; mientras que el porcentaje de personas que se declara muy feliz o bastante feliz en la región alcanza el 91,2%, por sobre el 83,5% del promedio nacional.

En este ámbito se observa que la región posee una percepción de satisfacción y felicidad mejor que el país, lo que también se repite al evaluar satisfacción con la situación financiera y diversión; además de evidenciarse un aumento significativo de 0,9 puntos respecto a la ENCAVI 2006, en el indicador “cómo se siente con su vida en general”.

Respecto al “entorno”, el 82,4% de la población encuestada en la región considera bueno o muy bueno el vecindario que habita, cifra que también se encuentra sobre el 75,4% del promedio país.

Pese a que a nivel regional se percibe una mejor situación del entorno que a nivel nacional, los resultados muestran diferencias estadísticamente significativas en relación al país en torno a una peor percepción en la región en el acceso a servicios de salud e infraestructura deportiva.

Al analizar el ámbito de “apoyo social”, un 86,8% de la población encuestada en la región

califica con alta satisfacción la función familiar (85,4% promedio país); un 82,6% tiene alguna persona en quien confiar o pedir ayuda en caso de problemas (81,2% a nivel nacional).

Respecto al ítem “hábitos”, un 31,1% de la población reconoce realizar actividad física (30,4% a nivel país); un 19,6% reconoce exposición al humo del cigarrillo en el hogar (28,1% a nivel nacional); mientras que un 11,7% reconoce exposición al humo del cigarrillo en el lugar de estudio o en el trabajo (19,9% como promedio país).

Biobío posee una menor percepción de sobrepeso y obesidad respecto al total nacional (diferencias estadísticamente no significativas), observándose una disminución en el consumo de tabaco respecto a la ENCAVI 2006.

Al medir la percepción respecto a la salud, un 81,8% de los encuestados de la región se declararon satisfechos o muy satisfechos con su salud (69,3% a nivel país).

En el ámbito “salud y trabajo” se da cuenta de un 67,2% percibe presencia de riesgos de seguridad, donde un 91,3% define riesgos ergonómicos, 70,8% presencia de exigencias emocionales o riesgos psicológicos, 75,9% presencia de riesgos físicos, y un 69,3% preocupación por quedar desempleado y tener que encontrar otro trabajo.  En diversos ámbitos se evidencia mayor riesgo laboral en los trabajadores de la región que a nivel país.

El tiempo de trabajo diario en empleo principal promedia en la región 7,7 horas efectivas, menor a las 8,1 reconocidas como promedio a nivel país.  El tiempo de traslado promedio al trabajo (ida y regreso) alcanza los 64,6 minutos, mientras que el promedio país llega a los 57,2 minutos.

Finalmente, en materia de sexualidad, en la región reconocen como promedio de edad para la primera relación sexual los 17,6 años (17,7 a nivel país); con un 37,9% de las personas que reconoce haber usado preservativo solo o en pareja en la primera relación sexual (28,7% promedio nacional)

En el uso del condón en los últimos doce meses en la región, se aprecia un incremento de 8,6% en 2006, a 14,4% en el período 2015-2016.