.
.

.

Fuerza Aérea de Chile conmemora el 130° aniversario del natalicio del Comodoro Arturo Merino Benítez


 

  • “Era un líder nato, de otras forma no habría sido posible que con su empuje, coraje y valentía hubiese podido impulsar la aviación civil, la línea aérea postal, (posteriormente LAN y Latam) en 1929, creado la FACh en 1930 y, dar inicio a la Dirección General de Aeronáutica Civil”, recalcó el secretario de Estado.

Con un masivo acto cívico militar realizado en la plaza de Chillán, capital de la Región del Ñuble, se conmemoró el 130 aniversario del natalicio del comodoro Arturo Merino Benítez, el máximo prócer de la aviación chilena.

El evento fue encabezado por el Ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina; el comandante en jefe de la Fuerza Aérea de Chile, general del aire Jorge Robles; el delegado presidencial para la Región del Ñuble, Martín Arrau, y el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, entre otras autoridades civiles y militares. También participó de la conmemoración el jefe del Estado Mayor Conjunto, general de aviación Arturo Merino Nuñez, quién es hijo del prócer.

Tras entregar los saludos del Presidente de la República, Sebastián Piñera, el ministro Espina destacó las obras del comodoro, asegurando que fue un líder nato ya que gracias a su empuje, coraje y valentía pudo “impulsar la aviación civil, la Línea Aérea Postal en el año 1929 —la que posteriormente fue LAN y hoy es LATAM—, el haber creado la Fuerza Aérea de Chile en 1930, dar inicio a la Dirección Aeronáutica Civil, crear la primera industria aeronáutica para fabricar aviones, unir por el aire a nuestro país  de Arica a Punta Arenas y crear la infraestructura básica aeronáutica, desarrollando centros y pistas meteorológicas”, en todo el país.

Destacó, además, su reconocida probidad y honestidad la que en su época no solo fueron reconocidos sino que también admirados por la ciudadanía. Por ejemplo, recordó, en alguna oportunidad se le regaló un avión, el que donó al Club Aéreo de Chile, y en otra un automóvil, que se transformó en la primera ambulancia de la Línea Aérea Postal.

El ministro de Defensa agregó que en esta fecha es necesario resaltar el actual rol de la Fuerza Aérea de Chile, cuyo primer Comandante en Jefe fue Merino Benítez, y las Fuerzas Armadas: “Ustedes son un ejemplo para todos los chilenos. Son un ejemplo hombres y mujeres que realizan el acto más noble que se pueda hacer en nuestra Patria: ese acto es jurar morir por su Patria, no hay ninguna otra profesión en que eso ocurra y ustedes lo hacen, y  los chilenos tenemos que sentirnos profundamente orgullosos de la labor que ustedes desempeñan”, dijo.

“Una de las cosas que me motiva a participar en estos actos es hacerles ver a cada uno de ustedes que nuestras FF.AA. y en este caso la FACh, cumple una labor notable, no solo resguardando nuestra soberanía, no solo al cuidado de nuestra ciudadanía, sino que saben ustedes que cada vez que hay una catástrofe, que cada vez que hay un terremoto, un tsunami, la erupción de un volcán, ahí están arriesgando su vida los hombres y mujeres de la FACh…. Hay que decirlo y repetirlo siempre”, sentenció.

Acto cívico-militar

La ceremonia comenzó con la entonación del himno patrio e izamiento del Pabellón Nacional. Luego, el jefe de la División de Educación de la FACh, general de brigada aérea, José Aguirre hizo uso de la palabra para destacar y valorar el rol del comodoro Merino para nuestro país. Posteriormente diversas autoridades —entre ellas el Ministro Espina y el Comandante en Jefe de la FACh— e instituciones, depositaron ofrendas florales ante el monolito al precursor de la aviación chilena, comodoro Merino Benítez, quien nació en Chillán en 1888.

Posteriormente, el Club de Rodeo Chileno Cato ofreció un esquinazo a los asistentes a la ceremonia, para continuar con las palabras del alcalde del la Ilustre Municipalidad de Chillán, Sergio Zarzar. El edil agradeció la presencia de las autoridades y a la Fuerza Aérea y  destacó el importante rol de Merino para el desarrollo de nuestro país.

Esta ceremonia se efectuó por primera vez el año 2003 con motivo de la inauguración del monumento al Comodoro Merino Benítez, ubicado en la Plaza a la Victoria de Yungay, en la ciudad de Chillán.

En el año 2010 el monumento fue trasladado a la Plaza de Armas de la ciudad, con el propósito de asignarle la relevancia que le corresponde al mérito del Comodoro Merino.

Comodoro Arturo Merino Benítez, Prócer de la aviación chilena

Arturo Merino Benítez nació el 17 de mayo de 1888 en la ciudad de Chillán, en el seno de una tradicional familia de la provincia del Bío-Bío, siendo sus padres, el agricultor don Pedro Merino Feliú y doña Clorinda Benítez Labbé, ambos descendientes de antiguas familias curicanas.

Vivió su niñez junto a sus diez hermanos en esa bella zona, en donde participó de las más arraigadas tradiciones patrias del campo, haciendo suyo el legado independentista y de servicio público que le inculcaran sus padres.

Antes de cumplir los 15 años ingresó a la Escuela Militar, egresando con distinción con el grado de Teniente 2º del Arma de Artillería. En 1912 vuelve como oficial instructor a la Escuela Militar y luego, en 1918 es nombrado oficial de Estado Mayor desenvolviéndose en el Estado Mayor General del Ejército de Chile.

En 1925, a su regreso a Chile, con el rango de Mayor de Ejército, fue distinguido como profesor titular de la Cátedra de Historia en la Academia de Guerra al tiempo que se desempeña en el Estado Mayor General.

En 1926 es nombrado Director de la Escuela de Aeronáutica Militar. Tras realizar un curso de piloto, comienza a tomar fuerza su fuerte interés por la aviación como medio moderno, rápido y efectivo para unir el territorio nacional. En esa época, aún a riesgo de muchos opositores, comienza a promover su idea de unificar los servicios de aviación, concepto que se haría realidad, el 21 de marzo de 1930 con la creación de la Fuerza Aérea Nacional (F.A.N.) y luego la Dirección de Aeronáutica Civil.

Asimismo, creó la Línea Aérea Nacional (LAN), en 1929, estableciendo los itinerarios de vuelos Puerto Montt-Balmaceda, cuyos servicios regionales comenzaron a conectar puestos fronterizos como Futaleufú, Alto Palena y Cochrane.

Fundó el Club Aéreo de Chile, en mayo de 1928, al cual le proporcionó la más estrecha y decidida colaboración de la Fuerza Aérea para ir dando vida a los Clubes Aéreos a lo largo del país.

Ante la falta de cartografía apropiada para la aeronáutica, dispuso la creación del Gabinete de Fotogrametría Aérea, el 12 de julio de 1930, iniciativa tendiente a crear un capital de fotos aéreas que permitiera posteriormente, en conjunto con el Instituto Geográfico Militar, producir cartografía más exacta de Chile.

Se acogió a retiro en 1932, siendo el primer militar chileno en obtener el título de Comodoro del Aire. La Fuerza Aérea le rindió un merecido homenaje en vida el 21 de marzo de 1970, con motivo de cumplirse los 40 años de vida institucional. En una emotiva ceremonia, con distinguidos invitados extranjeros y un espectacular desfile aéreo y terrestre, el Presidente de la República de aquel entonces, Eduardo Frei Montalva condecoró al Comodoro Merino Benítez con una medalla de oro que tenía la siguiente inscripción: “Al insigne y primer Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile. 1930-1970”.

Arturo Merino Benítez murió en Santiago de Chile, el 2 de mayo de 1970, a la edad de 82 años.