.
.

.

Inician campaña para encontrar donante para joven basquetbolista con cáncer


Pablo Osorio

Pablo Osorio de tan solo 17 años padece de leucemia linfoblástica aguda y su única opción de sobrevivir es un trasplante de células madre sanguíneas. La esperanza para él es encontrar un donante, ya que su familia no es compatible.

El joven jugador de básquetbol, fue diagnosticado por primera vez a los 13 años y hace unos meses tuvo una recaída. Es por ello que dejó su gran pasión, para enfocarse en su tratamiento y recuperarse para salir adelante.

Su historia es conocida por sus vínculos familiares con el baloncesto. Es hijo de Marcela Espina, ex seleccionada chilena y campeona por el equipo femenino de Colo Colo en los noventa.

“Tenía 13 años y fue un momento complicado, con quimioterapias hospitalarias muy fuertes que me debilitaban mucho. Cada cierto tiempo me hospitalizaba, estaba bien, me iba de alta y luego volvía a hospitalizarme. Fueron seis meses bien intensos y ahora que volví a caer fue más duro”, relata Pablo.

Mientras el joven se somete a quimioterapia para alcanzar la remisión de la enfermedad, la Fundación DKMS junto a familiares y amigos de Pablo iniciarán el próximo sábado 30 de junio, una campaña de inscripción de donantes de células madre sanguíneas, que se llevará a cabo a las 11:00 horas, en el Colegio Patrocinio San José ubicado en Bellavista 0550, Providencia Santiago.

Todas las personas entre 18 y 55 años, que gocen de buena salud, pueden registrarse como donantes en forma voluntaria y gratuita. En caso de que alguien no pueda asistir a la actividad, puede inscribirse de todos modos, ingresando a la web www.dkms.cl.

Es importante recordar que, en Chile, sólo un 25% de los pacientes que necesitan un trasplante, encuentran a un donante compatible dentro de la familia.

A nivel internacional, cada 35 segundos alguien es diagnosticado con cáncer de sangre, mientras que a nivel país, se calcula que se detectan alrededor de 2 mil nuevos casos cada año.

Para el Gerente general de DKMS Chile, Dr. José Mozó, la importancia de contar con un registro chileno es “aumentar la representatividad del perfil genético latinoamericano en la base mundial de donantes, ya que el origen étnico es un factor muy relevante dentro de la compatibilidad. Para que las posibilidades de que todos los pacientes encuentren a su gemelo genético aumenten, se necesita que cada día más personas tomen conciencia y se registren como donantes”.

DKMS, es una fundación internacional sin fines de lucro, que lleva más de 27 años luchando contra el cáncer de sangre. Con oficinas en Alemania, Inglaterra, Polonia, Estados Unidos y Chile, es el centro de donantes de células madre sanguíneas (o médula ósea) más grande del mundo.

Hasta la fecha, cuenta con más de ocho millones de potenciales donantes activos en el mundo, salvando a más de 70 mil personas en 54 países.

Arantza Arias