.
.

.

Mesa Intersectorial de Hantavirus abordó control biológico de roedores


 

Con el objetivo de evaluar las acciones de difusión y prevención desarrolladas durante 2018, sesionó  por segunda vez en lo que va del año, la Mesa Intersectorial de Prevención de Hantavirus, liderada  por la Delegación Ñuble de la Seremi de Salud, a través de las Unidades de Epidemiología, Zoonosis y Salud Ocupacional.

En esta oportunidad la reunión se realizó en el Regimiento N° 9 de Chillán, analizándose la cantidad  de casos registrados en Ñuble, el nivel de sobrevivencia de las personas contagiadas, y la utilización del suero súper hiperinmune (que disminuye la mortalidad por hanta), entre otras variables de contingencia.

Marta Bravo, delegada (s) de la autoridad sanitaria local, explicó que la línea de trabajo para este año seguirá enfocada a entregar información de la enfermedad, desarrollar programas educativos dirigidos a la población con riesgo de infección, y capacitar a funcionarios del intersector que desarrollan acciones en sectores rurales.

En la ocasión expuso el agricultor David Parra, quien diseñó e instaló en las inmediaciones de su vivienda ubicada camino a Coihueco, un sistema de casas anideras de lechuzas, aves rapaces que se alimentan principalmente de ratones colilargos, portadores de la peligrosa y en ocasiones mortal enfermedad.

La experiencia de Parra dirigida al control biológico de los roedores, será incluida en un seminario que la Mesa Intersectorial organizará este año, que además contará con la presencia de diversos expertos.

 

El Ejército de Chile fue la institución anfitriona de esta reunión bimensual, a la que concurrieron representantes del SAG, Conaf, Inia – Quilamapu, U. Adventista, U. del Bío – Bío, U. de Concepción, Inacap, Gendarmería, Deproe,  ACHS y Asociación de Guías y Scout.

Durante este año en Ñuble se han registrado 2 casos confirmados por el ISP; mientras que un tercero está aún en investigación: contagio pudo producirse en la Región de O’Higgins o en Ñuble.

La transmisión más común del Hanta se produce a través de la inhalación de aerosoles producidos a partir de la orina de roedores contagiados, mientras que las zonas de más peligro se focalizan en sectores rurales y específicamente en áreas pocas intervenidas por el hombre. La enfermedad tiene síntomas similares a un cuadro de influenza, acompañado a veces con síntomas gastrointestinales y dificultad respiratoria progresiva; y los pacientes necesitan ser diagnosticados oportunamente y derivados a hospitales con camas UTI: su manejo es de complejidad y requiere atención especial.