.
.

.

Movilh espera que reforma a ley de adopciones anunciada por Piñera incluya a familias homoparentales


 

Y que el Ministerio de Desarrollo Social incorpore el vocablo “familias” en vez de “familia”. Las temáticas son parte del acuerdo que el Estado de Chile selló con el Movilh ante la CIDH.

Luego de que el presidente Sebastián Piñera llamara a un Acuerdo Nacional por la Infancia, anunciara una reforma a la Ley de Adopciones y un nuevo nombre para el Ministerio de Desarrollo Social, el Movilh dijo esperar que tales transformaciones “tengan una perspectiva de derechos humanos y no discriminación,  tal cual como el Estado de Chile lo comprometió ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”.

El vocero del Movilh, Óscar Rementería, precisó que “un Acuerdo Nacional por la Infancia sin duda debe incluir a todos los niños y niñas, sea cual se su orientación sexual e identidad de género, y garantizar respeto e igual dignidad y derechos a las diversas familias. Todo ello enmarcado en el Interés Superior del Niño”.

En tal sentido, anunció que,  “como Movilh nos sumaremos al debate por un Acuerdo Nacional de la Infancia y esperamos que la reforma a la Ley de Adopciones contemple a las parejas del mismo sexo. Lo único que debe importar es el interés superior del niño y eso pasa por buscar la mejor familia posible para los menores de 18 años, lo cual en nada se relaciona con la orientación sexual o la identidad de género de quienes los tienen bajo cuidado”.

“El interés superior del niño no es un concepto antojadizo, ni arbitrario, ni obedece a creencias religiosas o ideológicas de ningún tipo. Esperamos que ello sea comprendido, muy en particular al recordar que la adopción homoparental es un compromiso que el Estado firmó con nuestra organización ante la CIDH y que debe cumplirse”, dijo Rementería

El vocero del Movilh puntualizó que “en paralelo haremos gestiones para que el nombre del nuevo ministerio de desarrollo social incorpore el concepto “familias”, en vez de “familia”.  La sociedad, la cultura, la jurisprudencia y las leyes y políticas pública aprobadas por Chile en la última década dan cuenta de que existe una diversidad familiar y que todas las formas de construir familia merecen respeto”.