.
.

.

Parlamentarios impulsan Proyecto de Acuerdo solicitando incentivos para favorecer la inclusión laboral de personas discapacitadas


 

Jorge Sabag y Johanna Pérez (DC), acompañados por Monseñor Fernando Chomalí, visitaron la exitosa Lavandería 21 para dar a conocer la iniciativa.

Lavandería 21 es sin lugar a dudas un ejemplo a replicar. Una Iniciativa impulsada por el Arzobispado de Concepción, que se inició hace cuatro años, empleando a 10 jóvenes con síndrome de down y que hoy cuenta con 29 trabajadores, de los cuales 9 se desempeñan en otros lugares, pero bajo la supervisión de la misma.

“Yo creo que aquí el 1% de los trabajadores no tenemos síndrome de down y la verdad es que sin ellos no haríamos nada. Están contentos, son responsables, ganan su dinero, hacen un aporte a la sociedad. Eso es lo que tenemos que fomentar en todo el país, y yo espero que las políticas públicas vayan orientadas en esta dirección, pero para ser bien sincero, sin motivación, que es la que tenemos un grupo de personas, creo que este tipo de labores son indispensables de hacer y para eso se requiere mirar un poco hacia al lado, y como dice Jesús, hacer con los demás lo que uno quisiera que hicieran con uno” señaló al respecto Monseñor Fernando Chomalí.

Es por esto mismo que los parlamentarios DC Jorge Sabag y Johanna Perez llegaron hasta las dependencias de la lavandería con el fin de dar a conocer una iniciativa que pretende impulsar un Proyecto de Acuerdo solicitando incentivos para favorecer la inclusión laboral de personas discapacitadas.

“Hemos venido a visitar esta experiencia laboral para personas con síndrome de down, yo diría, única en Chile y quizás en el mundo (…) porque este año ha entrado a regir la ley que establece la obligatoriedad del 1% para los organizamos públicos y para las empresas con más de 100 trabajadores, de poder copar ese cupo con personas con algún tipo de discapacidad. Pero nosotros queremos ir más allá, y hemos presentado un proyecto en el Congreso para que el Estado entregue incentivos tributarios y otros tipo de incentivos y subvenciones, para que otras personas, al igual que el Obispo de Concepción, que se atrevan a este tipo de emprendimiento, tengan algún tipo de apoyo del Estado” comentó Sabag, agregando que “en el caso de esta lavandería, no ha tenido ningún aporte del Estado, ha sido iniciativa exclusiva de los particulares que la han sacado adelante, y es una iniciativa que ha resultado muy exitosa. Pero nosotros queremos que esta experiencia se replique en todo el país, y para eso queremos establecer algunas políticas públicas”.

Por su parte Pérez señaló al respecto que “somos parte de la Comisión de Desarrollo Social e inclusión, y este es un ejemplo que yo lo conocí hace cuatro años, estuve en la inauguración, y uno pensaba que quizás era difícil que se mantuviera, hoy día, a cuatro años, nos demuestra que han aumentado los trabajadores (…) es necesario a través de la legislación generar mayores incentivos tributarios en materia de capacitación, en materia también de sensibilizar al empresariado, porque aquí no va a ser obligación por cumplir la ley, si no que también vamos a corregir materias para que sea una inclusión de verdad, que ellos puedan sentirse útiles en el trabajo, que no haya discriminación ni bullying laboral, porque eso a nosotros también nos importa”.