.
.

.

Pescadores de flota industrial: licitaciones dañan empleo formal y concentran cuota


 

Pescadores industriales, capitanes y tripulantes de la flota de pesca industrial, informaron – de cara a la instalación del nuevo gobierno- que una de las exigencias que plantean con fuerza es que se termine con el sistema de licitaciones. Por lo pronto, que se revise con objetividad respecto de los efectos reales que está provocando.

Hugo Roa, presidente del Sindicato Interempresa de Tripulantes, y Juan Carlos González, también presidente, del Sindicato Interempresa de Patrones; señalaron que una de las preocupaciones centrales de sus representados es que la licitación de porcentajes de cuotas de pesca resulta letal, en su impacto social y para los recursos. Recordaron que ya cuando se debatió instalar el sistema en la ley, advirtieron que provocaría precisamente lo que se quería atenuar o evitar, la concentración de cuotas de pesca en pocos operadores.

Opinan que el mecanismo debe desaparecer y con mayor urgencia respecto de pesquerías colapsadas, donde califican de impresentable que se licite. Explicaron que, en la reciente licitación  de la cuota de jurel se dejó en exclusividad el 60% para las llamadas empresas de menor tamaño, esto sin normas de protección laboral y social; lamentablemente tampoco se estableció la obligatoriedad de   capturar lo que licitaban, medidas que habrían evitado la especulación con los recursos pesqueros, cuestión que ahora ocurrirá y  durante 20 años. Lo licitado es un porcentaje que se le quitó a trabajadores del sector embarcado, denunciaron: el efecto inmediato es que se desestabilizaron los contratos colectivos. También se adjudicó cuota a una  empresa  que de 25% pasó a aumentar 35% la participación en jurel; es decir que aquello que se critica a la Ley de Pesca, la concentración en pocas manos, se fomenta con las licitaciones, arguyeron.

El argumento para licitar es que entran recursos a las arcas del Estado, pero ese mismo Estado debería cuidar los empleos formales que son los que pone en riesgo y/o precariza el hecho de quedar con menos cuota, exigen.

“La licitación lo que hizo fue pegarnos a nosotros, los trabajadores y queda demostrado que es uno de los articulados más nefastos de la Ley de Pesca respecto de la cual entendemos se producirá un debate en el que, hemos dicho, las recomendaciones de la FAO deben constituir la base para cambios al cuerpo legal. Todo, entendiendo que esperamos participar en la revisión de la ley, con nuestra permanente apertura al diálogo y forma de trabajo que implica  entregar argumentos objetivos, válidos, sólidos”, indicaron.

Si confían en que se trabaje y legisle con seriedad, con datos concretos, acogiendo recomendaciones de expertos y no con fantasías, en base a discursos populistas y eslogan.

Capitanes y tripulantes esperan que las autoridades gubernamentales escuchen a los diferentes actores reales de la pesca en el debate de la ley. También que se termine con la discriminación de no considerarlos pescadores:”todos quienes navegamos, en distintas tareas, para pescar, somos pescadores y la comunidad internacional así lo reconoce. Necesitamos que el Estado de Chile también lo haga”.

Otro tópico en el que los embarcados insistirán en su exigencia de la ratificación del Convenio 188 sobre condiciones laborales a bordo.