.
.

.

Protección a los datos personales como derecho constitucional será una realidad


Esto, luego de que la Sala aprobara las modificaciones introducidas por la Cámara de Diputados, con lo que la moción queda en condiciones de convertirse en ley.

¿Le preocupa qué sucede con su información publicada en redes sociales? ¿Lo han contactado de instituciones que no tienen relación contractual con usted? Si la respuesta es afirmativa, le interesará saber que ya está en condiciones de convertirse en ley el derecho constitucional a la protección de datos personales.

Esto, tras la aprobación por unanimidad (41 votos a favor) del Senado de las modificaciones introducidas por la Cámara de Diputados, por lo que ahora resta la comunicación al Ejecutivo para que la norma sea promulgada.

El proyecto de reforma constitucional, fue iniciado por los senadores Felipe Harboe, Pedro Araya y Ricardo Lagos Weber, y de los exsenadores Hernán Larraín y Eugenio Tuma, y tiene por objeto elevar a rango constitucional el derecho de todas las personas a que sus datos personales se encuentren debidamente protegidos, por lo que se modifica el N° 4, del artículo 19 del Texto Constitucional, que asegura “el respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia” en el siguiente sentido:

4º.- El respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia, y asimismo, la protección de sus datos personales. El tratamiento y protección de estos datos se efectuará en la forma y condiciones que determine la ley;”

A juicio de los senadores que intervinieron durante la sesión –Felipe Harboe, Víctor Pérez Varela,  Kenneth Pugh, Guido Girardi, Francisco Huenchumilla, Juan Pablo Letelier, Juan Antonio Coloma, Alfonso De Urresti, Álvaro Elizalde, Alejandro Guillier, Ricardo Lagos Weber, José Miguel Insulza y Rodrigo Galilea– se avanza acorde a los tiempos modernos, a la realidad internacional y además de considera una antigua recomendación de la OCDE.

CONSAGRADO EN LA CONSTITUCIÓN

HARBOE:

“Este proyecto  constituye un momento histórico y no es exageración, todas vez que vamos a consagrar en la Constitución un nuevo derecho para todos los ciudadanos (…). Según la OCDE en los últimos 5 años, el uso de internet en la Región aumentó un 55% y según CEPAL en un segundo se descargan 1700 aplicaciones, 2 millones de correos y hay 50 mil publicaciones en facebook”.

PÉREZ VARELA:

“Incluso el 2015 la OCDE le representó a Chile el retraso en su normativa de protección de datos; en su minuto se dijo que entre sus miembros solo Chile y Turquía no han perfeccionado en nada su legislación (…). La Cámara mejoró sustancialmente su redacción, según especialistas esta modificación busca el concepto al derecho de las personas a controlar sus daros personales, incluso si estos no se refieren a su intimidad”.

PUGH:

“El artículo 19 de nuestra Constitución es realmente importante (…) y se está perfeccionando nuestra Carta Fundamental para garantizar a todos que sus datos serán preservados. Hoy se da constancia de una realidad del cambio de nuestra sociedad, que ha transitado de los documentos escritos en papel a los medios digitales”.

GIRARDI:

“Hoy los datos son una dimensión relacional (…) Se termina la evolución la sociedad analógica, estructurada verticalmente, porque los datos generan su propia fuerza y modelos de desarrollo (…). Este Congreso también debe entender la forma de tratar los cambios con la era digital y el comprender los datos de una nueva manera”.

HUENCHUMILLA:

“Lógicamente, la vida privada en los 80 estaba circunscrita por murallas y hoy el cambio es muy diferente, esta Reforma la coloca en una perspectiva moderna, distinta para contextualizar que la persona humana -aunque tengamos todos los avances- tiene derecho a una vida privada propia (…) Además es importante que se colocara en el número 4 del artículo 19, porque el nuevo derecho queda resguardado”.

LETELIER:

“Este proyecto tiene tremenda importancia (…) La Comisión de Transportes profundizó este debate. En la era del Big Data además es importante el cómo se accede a los datos y cómo se utilizan para otro fin, por ello la importancia de que no se puedan interceptar las comunicaciones. (…) Estos son temas de época”

COLOMA:

“Esta reforma plantea el tema de datos y también la libertad de expresión como parte de las garantías de las personas. (…) Acá hay un cambio muy profundo, esto es muy innovador y pertinente. Ahora, no significa que el tema esté resuelto, porque forma parte de un gran debate, y lo que será realmente importante es cuáles serán las instituciones de asegurar esto y cómo se podrá acceder a éstas”.

CONVERGENCIA DIGITAL

DE URRESTI:

“Existe consenso en avanzar. Nuestra constitución claramente no considera en la actualidad este tipo de derechos, porque es algo el propio del desarrollo tecnológico que se ha ido desarrollando, por ello necesitamos una nueva constitución que dé cuenta de un mundo moderno”.

ELIZANDE:

“Esto constituye una reforma necesaria en una nueva realidad y el hecho de que se haya incorporado en el artículo 19, hace que sea susceptible de recurso de protección, por lo que se convierte en mecanismo ágil. (…) La redacción de la Cámara me parece que constituye un avance, porque distingue de mejor forma, cuál es el bien jurídico protegido”.

GUILLIER:

“El mundo se está moviendo hacia la convergencia digital y por ello se requieren marcos normativos, que hace 10 años eran impensables. Existe urgencia de este tipo de legislación (…) No se trata solo de crear condiciones para participar en la economía sino que también para el mejoramiento de la nueva política y de la democracia”.

LAGOS WEBER:

“Esta reforma pone en igualdad de condiciones los datos personales a otros derechos (…). Una cosa es la intimidad y la vida privada que están emparentados, pero no son lo mismo, por lo que esto complementa e identifica el concepto de datos”.

INSULZA:

“En los últimos meses se ha demostrado que el desarrollo de la recolección de datos superan todo lo que hemos pensado. (…) En algunos años más, probablemente, nuestra ley de datos personales estará obsoleta, por lo que es importante que este tema esté como garantía constitucional (…) y convertir este tema en una obligación del Estado y una garantía de todos los chilenos”.

GALILEA:

“Puede que aquí estamos frente a un problema generacional. Cuando uno conversa con distintas generaciones, tendemos a espantarnos con esto de compartir nuestros datos y que se sepa tan públicamente nuestros gustos, pero cuando se le hace la pregunta a generaciones sub 20, les parece perfectamente bueno y les gusta (…)”.