.
.

.

Respaldan en general mecanismo nacional de prevención contra la tortura


El mensaje busca velar por que las personas privadas de libertad no sean torturadas o sometidas a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, definiendo que se debe entender por cada una de estas acciones

Hasta el lunes 9 de julio se recibirán indicaciones para el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que designa al Instituto Nacional de Derechos Humanos como el Mecanismo Nacional de Prevención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Los legisladores manifestaron la venia de este mecanismo –por 34 votos a favor– que tiene por objeto dar cumplimiento al compromiso internacional adquirido por Chile, en el “Protocolo Facultativo a la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes”, aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas el año 2002, en el cual, junto con crear un Subcomité para la Prevención de la Tortura -de alcance internacional- se establece la obligación de designar o crear Mecanismos Nacionales de Prevención de la Tortura (“MNPT”), con el propósito de que ambas instituciones actúen coordinadamente, a través de las visitas periódicas, para evitar la realización de conductas prohibidas por la Convención.

UN PASO

Durante el debate, los senadores precisaron que “sabemos que por el solo hecho de aprobar la institucionalidad, no se soluciona el problema, pero creemos que es un gran paso” y fueron claros que durante su tramitación en particular se deberá perfeccionar el mecanismo.

En la oportunidad hicieron uso de la palabra los senadores Adriana Muñoz, Juan Ignacio Latorre, Álvaro Elizalde, José Durana, Juan Pablo Letelier, Yasna Provoste, Ximena Rincón, José Miguel Insulza e Isabel Allende, además del Ministro de Justicia, Hernán Larraín.

Con todo, se crea, dentro de la orgánica del INDH, el Comité de Prevención contra la Tortura, encargado de velar por que las personas privadas de libertad no sean torturadas o sometidas a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, definiendo que se debe entender por cada una de estas acciones.

Precisa las funciones y atribuciones que tendrá el Comité para el cumplimiento de su objetivo, en especial se regula la facultad de realizar visitas periódicas preventivas no programadas y de monitoreo a los lugares de privación de libertad que libremente estime conveniente, con el propósito de examinar las condiciones de las personas que allí se mantengan y el trato que reciben.

Regula la organización del Comité, el cual estará integrado por 9 miembros, que tendrán la calidad de expertos.

Establece normas para el funcionamiento del Comité y las relativas a los requisitos, inhabilidades e incompatibilidades para ejercer el cargo de experto; el deber de ajustar su actuar al principio de probidad y, el fuero que les favorece.

Dispone el carácter de reservada de la información que los miembros del Comité y el personal de apoyo recojan, ya sea con ocasión de las visitas periódicas o de las entrevistas que sostengan, incluso respecto de los demás funcionarios del Instituto que no participan de las funciones de éste.

LA TORTURA NO HA ESTADO AJENA A NUESTRA HISTORIA

MUÑOZ:

“El proyecto crea el comité de prevención contra la tortura, dentro de la organización, el que examinara periódicamente a las personas privadas de libertad y el trato que reciben (…)”.

LATORRE:

“Una medición que indica que hay cárceles sin acceso a agua potable, instalaciones eléctricas artesanales, sin instalaciones higiénicas, ni camas suficientes para la población (…). Aún existen malos tratos y uso de la violencia de funcionarios y funcionarias. Sabemos que por el solo hecho de aprobar la institucionalidad no se soluciona el problema, pero creemos que es un gran paso”.

ELIZALDE:

“Desafortunadamente la tortura no ha estado ajena de nuestra historia, pero recuperada la democracia es necesario establecer mecanismos que permitan que en Chile, cualquier forma de tortura deba ser erradicada (…). Tenemos un desafío enorme (…)”.

DURANA:

“Votaré a favor, pero quiero decir, que en la creación de este comité yo hubiese estado mucho más a favor que fuera una identidad independiente, porque es necesario revisar previamente de las labores para determinar la conveniencia de la dependencia de esta entidad”.

LETELIER:

“Aprovecho de tomar las palabras de mi antecesor, porque algunos somos firmes partidarios que hubiera un defensor público para situaciones no solo de esta naturaleza, sino que en general. Entendemos que el Instituto de DD.HH. para algunos es una instancia parcial de lo que nos gustaría, respecto de un ente autónomo (…)”.

PROVOSTE:

“Quiero partir haciéndole un homenaje a Patricio Bustos (Q.P.D). (…) Como país vivimos dramáticos períodos donde la tortura se hizo cotidiana, estaba el miedo instalado. En esa época de modo valiente reaccionó la comunidad política y se creó la Comisión Contra la Tortura (…). Lamento que el Gobierno haya retirado el proyecto que otorga un bono a víctimas acreditadas por la comisión Valech”.

 

RINCÓN:

“Respecto de la independencia el Instituto no es un órganos con autonomía y es un tema que debemos revisar en el parlamento (…). Con relación a los presupuestos, el Comité se financiará con los mismos recursos del Instituto de DD.HH. y no incluye una representación regional. ¿Qué grado de independencia asegura esto?”.

INSULZA:

“Es una convención que no solo exige abstenerse tortura sino que los países adopten medidas concretas para evitar este tipo de prácticas. Se han buscado diversas modalidades para supervisar que los países cumplan, por lo tanto, a eso se debe la decisión adoptada en 2008 de buscar este protocolo facultativo para ayudar a los Estados a crear y hacer actuar mecanismos nacionales de prevención.

Lo que se busca es un diálogo con las autoridades”.

ALLENDE:

Recordó también la figura del ex director del SML, Patricio Bustos quien “contribuyó mucho en momentos tan difíciles como la identificación de restos de detenidos desaparecidos”, dijo. “Ese es un historial que nos hace bien como país y creo que este proyecto nos acompaña en un momento especial que coincide con la decisión del gobierno de retirar sin previo aviso un proyecto de reparación a las víctimas de tortura”… “Estamos dando un paso pero nos falta como sociedad para decir que estamos libres de la tortura y otros tratos crueles y degradantes, también en lugares como Sename y otros”.